lunes, 29 de abril de 2013

Día del Natalicio del Libertador como Día del Trabajador



El 24 de julio, aniversario del natalicio del Libertador y del natalicio de Juan Vicente Gómez, se celebraba en Venezuela como Día del Obrero, según decreto del dictador, quien consideraba a Bolívar como el más insigne de los trabajadores.  La fecha se mantuvo hasta 1945 cuando el Presidente Isaías Medina Angarita, la sustituyó por el Primero de Mayo, adoptada internacionalmente.
            Pero los aduladores del régimen insistieron y dieron en llamar así el 24 de julio, fecha de nacimiento de Simón Bolívar y de Juan Vicente Gómez.,  de manera que el “Nuevo Diario”, dirigido por Laureano Vallenilla Lanz, para congraciarse más, solía publicar en la fecha una foto grande de Gómez y una de Bolívar pequeña.  Como alguien reclamara a Vallenilla Lanz el motivo de la irreverencia, contestó con desembarazo: “Es que Gómez pone grillos y Bolívar no”.
            El 24 de julio de 1942, dentro del programa aniversario, el Circo Monedero  estuvo activo con  matadores como Pepe Gallardo y también unos cuantos novilleros locales: Paco Castillón, Flores, Carreño, Morales, Salicetti y Pedro Montes.  La corrida del Día del Trabajador mereció esta crónica versificada del poeta Gil Plaz.
            “Con el laudable fin de hacer dinero / para fines benéficos fue dada / una despampanante becerrada / el domingo en el Circo Monedero / con oreja de oro de ternero, se dispuso sería recompensada / la faena mejor ejecutada / y aunque diestro no había sobró torero / y aún cuando Paco Castillón y Flores / resultaron valientes mataores / y Carreño y Morales dos Belmontes / y aunque comiese un toro Salicetti / y como si fuese un plato de spaghetti / correspondió la oreja a Pedro Montes”.
            Había otro circo de moda en la ocasión, tal el Blacamán Circus, cuya principal atracción era el propio Blacamán, un fakir que terminó casándose en la ciudad con la guayanesa Teresa Weis.  La explicación del vulgo fue que tras larga jornada de ayuno cayó en la tentación de comerse una cabeza de sapoara que ella le diera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada