domingo, 2 de junio de 2013

Mulas, vagones y ruletos



            Los medios existentes en Guayana para el transporte de mercancías y pasajeros hasta comienzos del siglo veinte eran las mulas y también vagones y ruletos tirados por yuntas que oscilaban entre 2 y ocho bueyes.  Consistía en una plataforma o troja de madera cuadrangular montada sobre cuatro ruedas.  La troja cubierta por una carroza tejida de palma de moriche o de cuero para proteger la mercancía. Y delante de ella el arreador armado con una caña que tenía en la punta un clavo para espolear a las bestias que se retardaban en la marcha, algunas veces penosas por el invierno que formaba grandes fangales llamados “bombas” donde se pegaban las ruedas de hierro.  Algunas de estas se hicieron famosas como la de Rancho de Tejas donde asaltaron el Correo del Oro.  Al vagón y el ruleto siguieron los carros mulas y hacia 1913 el tráfico de vehículos automotor, iniciado con un Dion Bouton, marca francesa, primero que llegó a Guayana seguido por los Ford americanos y canadienses.  Los coches de paseo tirados por caballos eran el Faetón y el Victoria como el que se gastaba don Antonio Liccioni.


            


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada