sábado, 25 de mayo de 2013

La fiebre del petróleo al Sur del Orinoco

Uno de los primeros síntomas de la extinción en proceso de la tortuga arrau fue cuando comenzó a producirse una escasez del aceite utilizado para el alumbrado, pero en compensación vinieron después los grandes hallazgos petrolíferos que llevaron al  Congreso Nacional el 19 de junio de 1920, a sancionar la primera Ley de Minas e Hidrocarburos que disponía la disminución del tamaño de las concesiones y permitía a propietarios particulares tener concesiones en sus tierras.
        Entonces se desató al Sur del Orinoco la fiebre del petróleo y cada hacendado creía tener un potencial pozo en su finca. El propio Presidente del Estado, Vicencio Pérez Soto, obtuvo concesiones en el Bajo Orinoco.  El doctor J. M. García Parra, dueño de la Clínica de su nombre entre las calles El Rosario y Porvenir, director del Hospital Ruiz y quien celebraba sus Bodas de Plata profesionales, obtuvo concesiones para buscar y explotar petróleo que nadie había detectado en su hacienda  “El Amparo”. 
           Asimismo, Antonio Bianchi obtuvo concesión para buscar y explotar petróleo en su fundo “La Estrella”; Pedro Lucas Mérida, en la Yegüera Merideña”; Antonio Valera Villalobos, en sus tierras de San Rafael de Borbón; Emilio Unceín, Marcelino Torres García y su hijo Manuel Torres Rendón, obtuvieron sendas concesiones en sus respectivas fincas del interior de Guayana, pero pasó el tiempo y mientras el Zulia se llenaba de cabrias y la prospección en Anzoátegui avanzaba promisoria, en el Estado Bolívar se alejaba la posibilidad, dado que el petróleo es propio de los suelos orgánicos sedimentados y Guayana es toda una roca granítica de la época precámbrica, vale decir de la primera era de la historia de la Tierra, cuya edad se calcula en 4 o 5 mil millones de años.  Nada que ver, el petróleo estaba más al norte.  De todas maneras el petróleo estaba cerca y no habría escasez de combustible en el futuro. No sólo por la Faja Petrolífera del Orinoco sino por la Presa de Guri que dispone de una potencia instalada de 10 millones de KW, que con el acopio de 139 000 millones de metros cúbicos de agua en el embalse,  puede generar en un año el equivalente a la energía que de 100 millones de barriles de petróleo.












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada