lunes, 20 de mayo de 2013

El regreso de los misioneros y el nombre de Santa Elena.

Casa del fundador Lucas Fernández Peña. y en la puerta dos de sus primeras hijas, entre ellas, Elena. 

Pero hay algo más que hace acogedor el apacible valle upatense. Es el espíritu sano, divertido y sencillo de su gente. Gente buena, amable, y, definitivamente, ese clima aludido por Gallegos y el cual no le fue extraño a Monseñor Diego Alonso Nistal,  primer Vicario Apostólico del Caroní cuando vivió allí tras la restauración de las Misiones en 1924.
Monseñor Diego Alonso Nistal fundó el primer centro misional en Araguaimujo, el cual  puso a cargo del P. Santo de Abelgas llamado “apóstol de los  guaraunos” y  con la ayuda del Ministerio de Relaciones Interiores, desalojó a los misioneros protestantes de la Guayana Inglesa que habían invadido pacíficamente una franja de terreno venezolano de 22.000 kilómetros cuadrados, desde el paralelo 6, a partir de las cabeceras del Aponwao en Lema, siguiendo su curso, y el del Akaruai hasta llegar a la frontera con Brasil hacia el nacimiento de Ikabarú.  También en el cerro Akurimá habían establecido un poblado con escuela y capilla los misioneros adventistas y aquí, precisamente, después de haber sido desalojados por los comisionados de fronteras General Montes de Oca y Lucas Fernández Peña, los misioneros Nicolás de Cármenes y Maximino de Castrillo con el Hermano Fr. Gabino de San Román, fundaron la Misión de Santa Elena de Uairén, nombre de la primera hija de Fernández Peña con una indígena de la etnia Pemón..  Originalmente el nombre era "Misión de San Francisco de Akurimá".











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada