jueves, 21 de marzo de 2013

La Ceiba de los esclavos


Ciudad Bolívar estuvo hasta la década del sesenta muy poblada de frondosas y gigantescas ceibas que le daban sombra y sensación de seguridad al citadino. Entre esos monumentales árboles tropicales de los que muy pocos quedan ya, destacaba La Ceiba de La Trinidad, en la misma orilla del Río, e históricamente famosa porque ella formaba parte de ese capítulo doloroso de la Esclavitud. Allí las autoridades imponían cuarentena a los negros comprados por pudientes familias angostureñas y de allí de la fronda y sombra de esa Ceiba que se mantuvo en pie hasta 1970, salió el canto del baile “El Papelon grabada por el Conjunto Serenata Guayanesa:

“Mi amita chupa caña/ mi amito bebe ron/ y yo tengo un hermanito/ que se roba el papelón/ Los blancos usan zapatos/ y chilenas con tacón/ y los negros manumisos/ llevan pelao el talón/ Suda el negro en el trapiche/ para hacerle al amo el ron/ escupiéndole a la caña/ la saliva del rencor/ Ceiba de la Trinidad/ cuna de la rebelión/ sombra de la libertad/ grito de revolución”.

La Ceiba de la Trinidad desapareció devorada por el comején  que labró una especie de nicho en el centro donde se acurrucaban los muchachos con ingenuo placer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada