viernes, 29 de marzo de 2013

El monstruo del Orinoco



La piedra del medio llamada “Orinocómetro” en razón de que por ella se guían los ribereños para medir el nivel del río padre, también, al parecer, tiene monstruos como Escila y Caribdis de las famosas Rocas Erráticas que estremecieron las naves de Ulises mientras navegaba de regreso a su lejana y amada Itaca.
            La leyenda se teje desde algún tiempo y el director de Radio Orinoco la revivió en un alarde de especulación periodística que sacó la emisora de abajo colocándola en los primeros lugares de sintonías.
            Lo cierto es que por donde el Chino León decía  que aparecían los monstruos de la piedra del medio absorbiendo como tromba todo cuanto por allí se acercaba, habían desaparecido curiaras, nadadores y hasta una chalana llamada “La Múcura” cargada de zorras se hundió por allí en la década del 50 y esto, por supuesto, a través del tiempo dio pábulo a la imaginación popular tan sensible a las homéricas fantasías de la Odisea.
            Atraído por la leyenda llegó hasta Ciudad Bolívar un barco del Instituto Oceánico de la UDO a detectar con sus sondas ultrasónicas lo que pasaba por los alrededores de la Piedra y localizó una depresión en forma de embudo que alcanza la increíble profundidad de 150 metros  bajo el nivel del mar y, aguas más arriba, justo bajo el tablero del Puente Angostura, otra fosa con profundidad de 60 metros.
            En estas dos fosas donde se arremolinan las aguas del Orinoco podría estar la clave de los fantasmas de Escila y Caribdis que pusieron a valer a la antigua emisora del Paseo Meneses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada