sábado, 9 de marzo de 2013

El Tortugario de Pérez Flores



            Luis Felipe Pérez Flores presidió una sesión solemne de la municipalidad para recibir al poeta Pablo Neruda y declararlo Huésped de Honor.  Luego de la ceremonia los ediles René Vhalis y Germán Gonzáles Seguías le sugirieron que debía complementar el homenaje ofreciéndole al ilustre visitante nuestro plato tradicional el carapacho de tortuga, pues  entonces la captura del quelonio no estaba vedada y abundaban en la playa. 
            Nada de esto ocurrió, pero a Pérez Flores se le prendió el bombillo y decidió crear un Parque con una muestra de los ejemplares de la fauna del Orinoco y  dio los primeros pasos comprando 31.242 metros cuadrados de un terreno contiguo a la Casa de San Isidro, por el cual se pagó 16 mil bolívares recibidos por el entonces Director del Colegio La Milagrosa, Padre Isaac Meixeira.
             Aprovechando el todavía cristalino morichal que pasaba por los predios cercanos a la antigua casa colonial donde viviera el Libertador el 1819, Pérez Flores mandó a construir una laguna artificial y allí sembró los primeros ejemplares: 70 tortugas del Orinoco compradas al Banco Agrícola y Pecuario. La Municipalidad nunca pagó pues por arte de birlibirloque los pacíficos quelonios desaparecieron en la temporada de la Semana Santa de 1968.  Los citadinos, cada vez que tenían que referirse al novedoso ensayo del Presidente edilicio, lo identificaba como el “Tortugario de Pérez Flores”.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada