lunes, 11 de marzo de 2013

El encuentro de Neruda con el Orinoco


A Juan Antonio Arreaza le dieron la baja en 1954, cuando Pablo Neruda era objeto de grandes homenajes en Chile con motivo de sus cincuenta años y ni pensaba venir a Venezuela porque aquí gobernaba una junta militar que perseguía a los comunistas y el poeta cojeaba por ese lado. Neruda pudo venir a Venezuela cinco años después, cuando ya había caído la dictadura.  Quería cantarle como le cantó en un largo poema, al Río Orinoco.  El 15 de marzo de 1959 visitó Ciudad Bolívar junto con su esposa Matilde Urrutia y ofreció un recital en el  auditorio del Liceo Peñalver al lado del guitarrista Alirio Días y del escritor Miguel Otero Silva.  Por la noche el buró regional del PCV, entre ellos, Israel Lugo y José Díaz quisieron ofrecer en la casa del partido un homenaje al camarada chileno, pero cuando fueron por él a su hospedaje en el Hotel Bolívar, había desaparecido.  Un adeco, en tono de broma pero tomado en serio,  dijo que lo “habían secuestrado” y se formó la sanpablera.  El Gobernador Diego Heredia Hernández y el Director de Cultura José Simón Escalona, movilizaron los cuerpos de seguridad y Neruda fue localizado caminando por la orilla del Orinoco junto con los jóvenes estudiantes Enrique Aristeguieta y Antonio Montes, sancionados después por la rigurosa disciplina del partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario