jueves, 7 de marzo de 2013

El burro que se encabritaba cuando veía una mujer.


Existió en La Paragua un burro, apodado ”El Corneto” que  embestía a las muchachas casaderas. Cuando alguien gritaba en el pueblo “!Ahí viene el Corneto!”, las mujeres abandonaban las calles, espantadas como alma que ha visto al diablo. Era que el tal Corneto no podía ver una falda porque enseguida se encabritaba y corría tras ella.Lo cierto es que El Corneto desapareció de la noche a la mañana y nunca nadie supo si se trató de una conspiración de faldas o aprovechamiento de ciertos inmigrantes recién llegados, acusados por la prensa de meterle a la gente  “gato por liebre” es decir, le vendían por carne de res la de burro en parrilla.  De allí esta variante del tradicional juego del quiminduñe  en tiempo de Semana Santa: “¿Cuántos burros mataron los italianos?” y que cuenta el Bachiller Ernesto Sifontes en una de sus monografías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario