miércoles, 6 de febrero de 2013

Las campanas que celebraron el 23 de Enero de 1958.yo.

 
Monseñor Zabaleta, en calidad de Vicario de Caroní, llegó a Guayana de la mano del Arzobispo Crisanto Mata  Cova, quien se lo trajo de Irapa y Güiria donde intercedió ante los padres de Pedro Estrada, Jefe de la Seguridad Nacional, por la libertad de numerosos presos políticos con cuya luchas clandestinas estuvo identificado.  Por eso el 23 de enero de 1958 cuando comenzaba a conocerse la caída del General Marcos Pérez Jiménez, se le presentó su amigo Perucho Peraza, perseguido político vigilado muy de cerca por el siniestro “Mano de goma”, y le pidió las campanas de la Iglesia para anunciar al pueblo que ya estaba prevenido de esa señal, la caída del dictador.  La respuesta inmediata de Monseñor fue: “No, Perucho, las campanas las voy a tocar yo” y así ocurrió.  El pueblo de San Félix salió a la calle y gritaba “Abajo el Nuevo Ideal Nacional”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada