lunes, 21 de enero de 2013

La Chispa irónica del Bachi Pérez




El “Bachi Pérez” como lo reconocen las generaciones de estudiantes que pasaron por sus manos, ya como director o profesor de matemáticas del Colegio Federal de Varones y del Liceo Peñalver, es el padre de Iván y César Pérez Rossi, integrantes de “Serenata Guayanesa”. Fue  Maestro del ingeniero  Leopoldo Sucre  Figarella,  Gobernador y Ministro Presidente de la CVG.  Maestro igualmente del doctor  J. M. Siso Martínez, upatense que llegó a ser Ministro de Educación; de monseñor Constantino Maradei Donato, deán de la Catedral de Ciudad Bolívar y Obispo de Cabimas y Anzoátegui;  del eminente traumatólogo Jorge Figarella, director de los hospitales de Ciudad Bolívar y Gobernador de Carabobo y del médico docente Camilo Perfetti. 
            A este último lo pasó al pizarrón durante una clase de matemática y le ordenó: “escriba  cuatro cuartos”.  Camilo obedeció y escribió “4”. “Muy bien, ¿pero dónde te vas a sentar niño si no tienes la silla?  Además, ese 4 parece una alcayata, se desprende del pizarrón, te cae en un pie y después viene tu papá a pegarme” 
            Como director del Peñalver, reprendió fuertemente a uno de sus alumnos a causa de las quejas recibidas de varias estudiantes.  El muchacho rabioso le replicó: “Esas chismosas que usted tiene en su aula son unas golfas”.  Muy bien, dijo el Bachi  y citó  al representante.  Cuando éste se presentó, el Bachi lo recibió con ese acento irónico que sus colegas le celebraban: “Mucho gusto señor, yo soy Edelmiro Lizardi”.  Este Edelmiro Lizardi era el popular dueño de un salón nocturno llamado “El Trocadero” a imitación del de Paris popularizado por la Coco Chanel con el estribillo: ”Qui a vu Coco dans l´Trocadero?” y a donde los hijos del dictador Somoza, de Nicaragua, iban de incógnito a divertirse.





No hay comentarios:

Publicar un comentario