martes, 15 de enero de 2013

En los brazos de Maximilian


    

            La Casa del Congreso de Angostura era uno de los escenarios de “La Epopeya del Libertador”, museo de sitio dirigido entonces por la señorita, ya septuagenaria, Ana Luisa Constasti, descendiente de próceres. Era celosa de esa Casa, la cuidaba como un templo, tanto que cuando vio entrar en ella toda esa parafernalia de equipos, camarógrafos, luministas, técnicos y artistas, con expresa autorización del Gobernador para rodar en ella algunas escenas,  quedó impresionada, no soportó el impacto y cayó desmayada, afortunadamente,  en los brazos de Maximiliam Schell, el protagonista de la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada